Que los jóvenes descubran su vocación

Posted on Actualizado enn

javiTiene un apellido difícil de aprender: “Aguirregabiria…” Es un escolapio vasco más conocido familiarmente por JAVI.

Desde chaval vivió en el Calasancio de Bilbao la fuerza transformadora que tiene la educación escolapia y llamado por Dios, se entregó a este ministerio tan digno.

Actualmente es Asistente de la Provincia de Emaús, presidente de la Fundación Itaka, mimbro del Consejo General de la Fraternidad Escolapia y del Equipo del Movimiento Calasanz y en sus ratos libre; que aún le quedan, compaña convivencias y campamentos de los chavales. Es un gran impulsor del Movimiento Calasanz y allá va una entrevista que le hemos hecho.

El Movimiento Calasanz es una iniciativa de las Escuelas Pías. En algunos colegios ya había propuesta de grupos… ¿Cómo se recibió el cambio?

Esta iniciativa está siendo muy bien acogida en todos los lugares. Los que tenían ya grupos vieron que así daban un paso en ponerse en red con otros lugares escolapios con lo que supone de compartir novedades, materiales… y, sobre todo, identidad escolapia. Los que querían empezar han visto una oportunidad con este modelo de acción pastoral que ofrece el Movimiento Calasanz. Otros todavía miran sin poder ponerse en marcha por la situación que viven. Para todos está siendo positivo

Aguirregabiria, Javi 140700 misa Bidean 1Así por encima… ¿cuántos niños y jóvenes se mueve en vuestra Provincia…? ¿cuántos monitores?

Los datos del Movimiento Calasanz están bastante actualizados en http://www.escolapios21.org/movimiento-calasanz/

En concreto, en Emaús haya ahora en 17 localidades 141 grupos con 441 educadores y 3.433 miembros, desde los seis años hasta edades juveniles y adultas.

¿Responden bien los alumnos de los colegios a la propuesta?

En los colegios hay muy buena respuesta, algo diferente en función de los años de recorrido de los grupos. Como promedio, alrededor del 30% del alumnado convocado se apunta a formar parte del Movimiento Calasanz.

¿Qué experiencias son clave para la permanencia de los jóvenes en los grupos?

De Velada en un campamento
De Velada en un campamento

Lo fundamental es que se sientan a gusto, que lo pases bien, que vayan descubriendo que les sirve para conseguir amigos, para ayudar a los demás, para estar más cerca de Dios, para aprender, para vivir experiencias inolvidables. Quien descubre eso personalmente y además lo ve presente en los compañeros un poco más mayores y en sus educadores se siente muy vinculado a los grupos.

¿Cómo están acogiendo las familias esta propuesta?

Las familias acogen bien la propuesta, sobre todo, porque ven felices a los niños, adolescentes y jóvenes en esta iniciativa. También van viendo cómo les ayuda en todas las facetas de su vida, que es un buen complemento a la acción educativa escolar y familiar.

¿Tenéis suficientes monitores para llevar los grupos?

Hay diferencias en los lugares. En sitios donde hay universidad es fácil conseguir que los propios jóvenes miembros del Movimiento Calasanz sean los educadores de los más pequeños. Donde esto no es posible, las dificultades crecen y es preciso echar mano del profesorado, de familias y de algún otro colaborador. Intentamos llegar al equilibrio con las posibilidades reales: convocar a quienes se puede atender de forma sostenible.

Con los responsables de África Occidental
Con los responsables de África Occidental

¿Cómo están respondiendo los profesores…?

El profesorado ve pronto que el Movimiento Calasanz enriquece al colegio, que es una oferta educativa de gran valor para el desarrollo de los chavales.

¿Qué dificultades se os presentan…?

Las dificultades no faltan: formar a los educadores, conseguir un proceso bien coordinado para que haya continuidad a lo largo del tiempo en cada grupo y en el conjunto, preparar bien las actividades, sacar el máximo partido a cada experiencia vivida, intentar que no queden etapas sin su grupo para que la cadena de edades esté unida y cada grupo sea referencia de los que vienen por detrás, los recursos necesarios (económicos, locales…), las complicaciones con algunos chavales o grupos, conseguir que los grupos se mantengan también en edades juveniles…

Pero son mucho mayores las satisfacciones que las dificultades.

¿Qué proyectos de futuro tenéis…?

El gran reto es conseguir algunas comunidades de la Fraternidad en cada presencia escolapia, en buena medida como fruto del desarrollo del Movimiento Calasanz. Otro reto es centrar bien los grupos en lo fundamental: ayudar a que cada persona encuentre su vocación, el lugar a donde Dios le llama y donde va a ser plenamente feliz.

Con el equipo general del Movimiento Calasanz
Con el equipo general del Movimiento Calasanz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s