Santa Paula Montal: sembradora y semilla

Posted on Actualizado enn

Hoy 26 de febrero; toda la Iglesia recuerda la santidad de una mujer extraordinaria que sintió la llamada a seguir a Jesús al estilo de Calasanz. Para ello fundó la Congregación de las Escolapias que hoy está extendida por muchos países del mundo. Santa Paula Montal es sembradora de fe, esperanza y caridad y semilla que sigue creciendo en muchos países necesitados de educación.

Paula Nació el 11 de octubre de 1799 en un pequeño pueblo de pescadores y constructores de barcos de la provincia de Cataluña, Arenys de Mar. Sus padres se llamaban Ramón Montal y Vicenta Fornés; su padre era cordelero y su madre hacía bordados y encajes de bolillos. Paula era la mayor de sus hermanos. A los diez años muere su padre y debe ayudar a su madre a sacar adelante la familia. Conoce entonces la difícil situación de la mujer del siglo XIX, que no contaba en la sociedad, y no tenía derecho ni posibilidad de acceso a la educación pero sí la responsabilidad de sacar adelante a la familia. Paula intuye que la manera de salvar las familias es promocionar a la mujer educándola. Se ha dado cuenta Paula, que la familia es algo fundamental en la sociedad, que la base de la familia es la mujer y por ella Paula “ofrece” todos sus desvelos.
Paula en 1829 marcha a Figueras, donde abre una escuela para niñas. Lleva una compañera Ines Busquet y a estas dos se le unieron en estos primeros inicios algunas más.

Paula descubre que para llevar adelante la escuela para las niñas, el camino es formar una familia religiosa y que su proyecto se ajusta al que siglos antes iniciara San José de Calasanz. Paula es la fundadora de la primera congregación femenina española del siglo XIX, dedicada exclusivamente a la educación.
Después de 13 años en Figueras, Paula abre una segunda escuela en Arenys de mar y una tercera en Sabadell. Paula irá fundando e impulsando nuevos colegios, Igualada, Vendrell, Masnou, Gerona, Blanes, Barcelona, Sóller, Olesa de Montserrat, y siempre con la misma entrega, el mismo entusiasmo, el mismo esfuerzo, y sobre, todo la misma confianza en Dios.
En sus escuelas, la educación en la fe tendrá un lugar destacado, sin dejar de lado una enseñanza cualificada y rigurosa para sus alumnas.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s